Personajes Ilustres

Abderramán de Mentesa:

Este personaje es citado por Manuel Corchado, se nombra a un sabio matemático que vivió en la ciudad de Mentesa. Se contextualiza en la época en que Tariq entró en la meseta por el camino de Aníbal saqueando dicha ciudad y continuando hacia Toledo. Bajo dominio musulmán Mentesa Oretana aparece mencionada en la división provincial realizada por Jusuf el Fihrí, último gobernador durante la etapa omeya de al-Ándalus.

Ibrahim señor de Mentesa.

Este personaje se hizo fuerte en el año 913 en la ciudad. El califa Abderramán III dirigió una expedición contra el rebelde Ibrahim. Es posible que tuviera su plaza en el castillo romano de “las Visitillas”.

García González.

Según los datos que aparecen en una carta fechada en Briviesca el 11 de junio de 1386 podría tratarse del primer alcaide de Villanueva de la Fuente. En esta carta Juan I ordenaba al comendador Sancho Fernández Megía que entregase a Alcaraz las fortificaciones de Villanueva de la Fuente.

Toribio García o Toribio de Villanueva.

Era originario de esta localidad. Fue cantero de la vecina Alcaraz en muchas construcciones municipales hasta 1520, año que se traslada y construye una catedral en Nueva España. Se sabe que murió en el año 1540.

Don Bartolomé de Valencia.

Era natural de esta población. Fue vicario de la real plaza de Oran.  Este personaje fundó  el convento de religiosas de Nuestra Señora de la Concepción (situado en la actual C/ Constitución)… Perserveró algún tiempo en este lugar, para después ser transferido a la villa de Membrilla por resolución del gran prior de la Orden de Santiago.

Don Juan Casarrubios.

Estudió gramática y artes y teología. Ingresó en la Compañía de Jesús en el colegio de Baeza. En dicha Compañía religiosa ejerció los cargos de provincial, maestro de novicios y superior de la casa de Antequera donde murió en 1646. Se caracterizó  por el espíritu de oración y santidad de su vida. Juan de Piña, escritor del Siglo de Oro, escribió su biografía.

Francisco Antonio de la Dueña y Cisneros.

Natural de Villanueva de la Fuente, fue el penúltimo presidente de las Cortes Ordinarias. Nació en el seno de una familia acomodada el 17 de noviembre de 1753. Su padre era el Hidalgo Don Francisco de la Dueña y Nova, natural de Almedina, y su madre era Doña Juana María de Cisneros Molina y Peñalver.

Marchó a Salamanca para cursar estudios superiores como becario del Colegio Mayor de Toledo. Obtuvo por oposición una plaza en la Universidad de Toledo y después una Canonjía doctoral de la Catedral Primada.

Posteriormente fue canónigo doctoral de la Catedral de Salamanca, Catedrático de la misma universidad, Caballero de la orden de Carlos III, Obispo de la Seu de Urgel y copríncipe de de Andorra (etapa en la que protegió a sacerdotes huidos desde Francia por la revolución), obispo de Segorbe.

El diciembre de 1812 se refugió en Mallorca debido a la ocupación francesa de la península. Desde allí escribió junto a otros obispos una instrucción pastoral denunciando las innovaciones religiosas de las Cortes de Cádiz y los ataques de la prensa contra la Iglesia. Fue elegido diputado de las Cortes ordinarias de Cádiz el 17 de mayo de 1813 y llegó a ser presidente de las mismas entre el 1 y el 30 de abril de 1814.

Después de ello volvió a Segorbe, se ausentó de la diócesis por enfermedad y regresó en 1820 apoyando las ideas progresistas del nuevo gobierno tras el pronunciamiento de Riego. Murió en Madrid el 8 de noviembre de 1821 al poco de ser nombrado Consejero de Estado por el nuevo gobierno.

Una prueba evidente de la relación que este personaje tuvo con nuestra localidad es la donación de tres cálices de plata sobre dorada  con una inscripción que indica ser donativo de Francisco Antonio de la Dueña y Cisneros en 1800.  Actualmente también podemos encontrar huellas de su pasado villanovero con un busto a su memoria.

Anuncios